Usar un ordenador Windows para controlar un servidor Linux

Si tu servidor Linux está normalmente ocupado (por ejemplo por tu santa, ejem, ejem) y no puedes acceder a él, tal vez te interese poder entrar desde otra máquina de tu red local. Pero no solo en modo de consola, que eso es muy fácil usando SSH, sino también en modo gráfico, esto es, logarte a tu escritorio y acceder a tu correo en Evolution, a tu escáner, a tus datos, etc, como si estuvieras físicamente al teclado de la máquina.

¿Cómo puedes hacer eso?. Bueno, hace unos años, te hubiera dicho que activaras la opción XDMCP de gdm y ya está, pero lo cierto es que XDMCP es bastante inseguro y de hecho Ubuntu ha retirado la opción de su pantalla de login. Aún puede activarse y usarse, pero ya no se puede hacer con un simple click de ratón y hay que editar a mano algún fichero de configuración.

Hoy por hoy, yo te aconsejaría más bien VNC, porque es lo que mejor resultado me está dando y porque tiene varias ventajas, aparte de la mayor seguridad del software. Por ejemplo,  hay clientes tanto Windows como Linux, con lo que puedes activar el servidor en tu máquina Linux y controlarla desde Windows, lo que no está nada mal.

Lo primero que hay que hacer es instalar el software servidor. Para ello lógate como root en la máquina Linux y ejecuta un:

  1. [root@selene]# apt-get install vnc4server
  2.  

Ahora lógate como usuario normal y arranca el servidor con un:

  1. [root@selene]# exit
  2. [lacofi@selene]$ vncserver -geometry 1280x1024 -depth 24 :1
  3.  
  4. New 'selene.jeanette.es:1 (lacofi)' desktop is selene.jeanette.es:1
  5.  
  6. Starting applications specified in /home/lacofi/.vnc/xstartup
  7. Log file is /home/lacofi/.vnc/selene.jeanette.es:1.log
  8.  
  9.  

(asegúrate de que esa es la resolución que quieres, claro).

Lo segundo que hay que hacer es instalar el software cliente. Si el cliente es una máquina linux, tienes que ejecutar un "apt-get install xvnc4viewer", por ejemplo. Si el cliente es una máquina Windows instala RealVNC u otro software equivalente.

Para conectacte, ejecuta el programa cliente (por ejemplo RealVNC) y cuando te pregunte dile que vaya al servidor "192.168.0.2:1", suponiendo que 192.168.0.2 es la IP local de tu servidor Linux, y que "1" es el número del Display (recuerda que lo especificas cuando ejecutas vncserver, aunque habitualmente es 1 o el siguiente disponible si hay varios servidores ejecutándose).

También tienes que meter tu contraseña cuando te lo pida. No te preguntará por el usuario, puesto que asumirá que es el mismo que ha arrancado el servidor VNC de ese Display. Por ejemplo, si quieres que otro usuario linux pueda acceder desde otro ordenador, es muy fácil: solo tendrá que arrancar su propio servidor VNC ejecutando el mismo comando, pero apuntando a otro display ":2". Así que el que intente entrar en ese display tendrá que proporcionar la contraseña de ese usuario y no del anterior. No se si me explico o te estoy liando. ;-)

Te recomiendo que en la máquina Linux instales como servidor VNC el programa vnc4server, y no el famoso TightVNC. ¿Por qué?. Bueno, se instala igual, es igual de fácil de ejecutar y entras en tu escritorio de la misma forma. Peeeero, en mi máquina tenía la desagradable manía de colgarse y hacer crash en cuanto ejecutaba algún programa medianamente decente (Gimp, digiKam, Evolution...), lo que lo convertía en una verdadera tortura prácticamente inútil. Todo eso se solucionó simplemente desinstalándolo e instalando en su lugar vnc4server. Que lo sepas.

Be Sociable, Share!

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes ir hasta el final de la página y dejar una respuesta. No se permiten pings.

2 comentarios »

 
  • avatar avatarNéstor dice:

    Yo te recomendaría que usaras NX, la conexión va cifrada por ssh, es más ligero que vnc o las X a pelo y se pueden resumir las sesiones.

  • avatar avatarlacofi dice:

    Interesante. No lo conocía.

    Echaré un vistazo, muchas gracias. ;-)

 

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.