Imation Odyssey en Linux

Hace tiempo que llevaba buscando algún sistema de backup en cartuchos, pero ninguno me convencía. Supongo que lo que buscaba era un pelín exigente: por ejemplo lo quería en cartuchos pero disco duro, no cinta, con alta velocidad de acceso, con mucha capacidad y ampliable sin tener que cambiar de aparato.

Al final me he decidido por la Imation Odyssey, un aparato que no es fácil de encontrar, pero que puede comprarse a través de Internet (eBay, por ejemplo). Es un dispositivo USB 2.0, con cartuchos de diferentes capacidades, actualmente hasta 320Gb aunque prometen cartuchos de 500Gb en breve.

Su aspecto es un poco feo (tiene una pinta un tanto soviética, la verdad), pero si da todo lo que promete es justo lo que estaba buscando. Solo falta que funcione en Linux, claro. ;-)

Lo malo es que en ningún lugar de Internet conseguí aclararme de si funcionaba o no en Linux. Así que lo compré un poco a la aventura, imaginando que funcionaría simplemente por ser USB 2.0 y confiando en el buen hacer del módulo usb_storage.

No me equivoqué, porque resulta que la unidad Imation Odyssey funciona en Linux "out of the box". Vamos, que es enchufar y ya está. Grande, muy grande.

Lo que no funciona son los cartuchos. :-P

Lo digo en serio, no funcionan. Linux no consigue leerlos de ningna forma. Pero el problema es una chorrez muy fácil de arreglar. Resulta que la tabla de particiones es anómala, y tiene particiones extrañas que el software Windows propietario utiliza para encriptar y desencriptar.

La solución es muy fácil: utiliza fdisk y borra todas esas particiones. A continuación crea una única partición primaria y formateala en ext3, ext4, o lo que quieras. Tan simple como eso.

¿Quieres encriptar el cartucho?. Si pretendes sacarlo de casa (y la verdad es que eso es lo que le da sentido a una unidad como ésta), puedes hacerlo usando dm-crypt. En este caso te recomiendo que NO uses un archivo de contraseña, sino simplemente una frase de paso. ¿Porqué?. Pues porque así Ubuntu es capaz de manejarlo de forma transparente: en cuanto metas un cartucho encriptado, Ubuntu te sacará un diálogo en el que te pide la contraseña. La tecleas, y hala, a funcionar.

Estoy encantando con el juguetito, la verdad.

Be Sociable, Share!

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.