Mi QNAP TS-219P Turbo NAS está provocando bloqueos en mi ordenador tras añadir un disco EXT4.

Recientemente he instalado un disco duro externo eSATA que he conectado al QNAP TS-219P para que esté disponible en toda la red. El nuevo disco lo he formateado a EXT4, por aquello de que es el futuro.

Pero poco después empezó una pequeña pesadilla. A partir de ese momento el QNAP empezó a colgarse de forma errática. Y no solo eso, sino que me empezaron a surgir problemas serios también en las máquinas que actúan como clientes, tanto Windows como Linux. Por ejemplo, mi portátil (Windows Vista Business) empezó a colgarse cuando intentaba acceder a cualquier unidad de red que apuntara al QNAP (no solo la nueva externa, sino literalmente cualquiera de las unidades del QNAP). O por ejemplo, el ordenador de sobremesa (Ubuntu Linux) era incapaz también de acceder a ninguna de las unidades NFS del QNAP. Aún peor, porque actualmente alguna de esas unidades contiene ficheros y carpetas sin los cuales resulta imposible logarse, lo que evidentemente provocó alguna que otra protesta por parte de mi santa.

Como soy bastante espabilao, aquí donde me ves, rápidamente asumí que los cuelgues que sufrían todas las máquinas que pretendían acceder al QNAP tenían algo que ver con el disco duro que acababa de añadir, y más concretamente, con su peculiar sistema de ficheros, el EXT4, con el que lo había formateado.

Así que rápido y seguro de mi mismo, entré en la Web de configuración del QNAP, me fuí a la unidad externa, elegí el sistema de ficheros EXT3 y le di al botón de "Formatear ahora". Mmeeeeec. La página Web se colgó. Una y otra vez. Y no me permitía formatear. Ahí empecé a sudar un poquito, hasta que me di cuenta de que el disco tenía un bonito botón que decía "off". Listo, el ingeniero que lo puso ahí. :-)

Bien, el problema es el sistema de ficheros EXT4. Aunque teóricamente está soportado, al QNAP no le gusta ni un poquito, y se vuelve muy inestable. Tanto, que no te permitirá volver a formatearlo (al menos a mí no me lo permitió). Si te ha ocurrido algo parecido a tí, te recomiendo que actualices inmediatamente el firmware de tu QNAP a la versión 3.2.3 o superior, puesto que incluye algunas correcciones importantes de bugs conocidos, entre ellos... ¡tachaaan!, la inestabilidad del sistema operativo del QNAP con los discos EXT4.

Obviamente, me lancé como un poseso a actuar el firmware, y la verdad es que fue todo como la seda. Con el firmware nuevo, lo primero que hice fue volver a la Web de configuración del QNAP, encender otra vez el disco duro externo conflictivo, y formatearlo a EXT3. Esta vez me lo permitió y funcionó sin problemas. Seguramente hubiera podido seguir usándolo en EXT4, pero visto lo visto preferí no jugármela y usar el "viejo-pero-fiable" EXT3 de toda la vida.

Pues ya lo sabes. De nada. ;-)

Be Sociable, Share!

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.